El Sol De Yakima

Limitarán uso de correo en cárcel de Yakima

ROSS COURTNEY
EL SOL DE YAKIMA
Con el intento de reducir contrabando y la intimidación hacia testigos, la Cárcel del Condado de Yakima va a requerir que todo correo dirigido a los presos sea escrito en postales.
La prohibición de correo en sobres, la cual toma efecto el 18 de octubre, pone al Condado de Yakima dentro de una lista creciente de cárceles alrededor del país que están adoptando medidades similares.
“Esto es como una de las modas más comunes”, dijo el teniente Gordon Costello del Departamento de Correcciones del Condado de Yakima.
La cárcel del Condado de Spokane inició una póliza similar el mes pasado. El Condado de Marion en Oregon adoptó cambios este año. Las cárceles en Florida, Wisconsin, California y Colorado han hecho lo mismo.
Las autoridades dicen que varios presos usan sobres para pasar drogas u otro tipo de contrabando. Mientras tanto, los presos también usan cartas ocultas para organizar represalias contra rivales o intimidar a testigos que se encuentran fuera de la cárcel.
“No se trata únicamente de precaución y la seguridad de esta instalación, es precaución y seguridad del público”, dijo Costello.
La Unión de Libertades Cívicas Americanas (American Civil Liberties Union o ACLU) cree que la póliza de las postales es una invasión de privacidad y de violación de los derechos relacionados con la primera enmienda.
“Es una moda inquietante”, dijo Doug Honig, portavoz para ACLU de Washington en Seattle.
La ACLU de Washington no está pensando seguir con ningún juicio, dijo Honig, pero grupos de otros estados ya han tomado acción.
Durante el verano, ACLU de Colorado inició un juicio federal contra la cárcel del Condado de El Paso en Colorado Springs y la cárcel del Condado de Boulder por prohibiciones similares. En el Condado de Boulder, los administradores de la cárcel adoptaron la póliza en marzo, después que dos agresores sexuales enviaron cartas a niños por medio de una tercera persona.
ACLU de Florida inició un juicio en setiembre contra la cárcel del Condado de Santa Rosa en la Florida.
Las pólizas no permiten que los presos se comuniquen sobre asuntos personales, como por ejemplo, enfermedades, con aquellos fuera de la cárcel sin exponerlo a la vista de los carteros, empleados de la cárcel u otros presos, dijo Honig. Tal correspondencia permite a los presos reingresar a la sociedad cuando han terminado sus sentencias.
“Teniendo a personas en la cárcel que se puedan comunicar con personas en la comunidad, incluyendo a sus esposos, familiares y amigos es importante”, dijo Honig.
También, las autoridades de las prisiones ya tienen el derecho de inspeccionar las cartas por contrabando y escanearlas por contenidos de amenaza o de peligro, dijo Honig.
La sargenta Joann Lake, administradora de servicios de detención para la cárcel del Condado de Spokane, dijo que ella entiende las preocupaciones pero cree que la seguridad las supera. Ella ha tenido que llamar a especialistas en materiales peligrosos cuando sus empleados encontraron sobres que contenían polvo. No eran drogas ni nada tóxico, pero aún así se pone uno nervioso, dijo ella.
“Tenemos muchas cosas de ese tipo allá afuera y da un poco de miedo”, dijo ella.
Costello dijo que la Cárcel del Condado de Yakima no ha sido disuadido de quejas o juicios.
La cárcel ha grabado llamadas telefónicas de parte y para los presos por varios años, una práctica común que ha resistido retos de tribunales por todo el país, dijo él.
Mientras tanto, un preso del Condado de Maricopa en Arizona, perdió un juicio contra el Sheriff Joe Arpaio sobre restricciones de correo en una cárcel de Phoenix, de acuerdo al Los Angeles Times.
Algunas de las cárceles del país han tomado la medida para ahorrar dinero, viendo que se ocupa menos personal para escanear una postal que abrir cartas selladas.
La cárcel del Condado de Marion en Oregon dijo en su sitio web que se ahorrarían 30,000 dólares al año en sueldos de personal, al reducir a la mitad el costo de escanear el correo.
A pesar de los recortes de presupuesto del Condado de Yakima, esa no es la razón por la cual la cárcel lo está haciendo, dijo Costello. Ni siquiera ha calculado los que se ahorrarían.
“Eso es simplemente un beneficio adicional, eso no era una preocupación mayor”, dijo Costello.
Sin embargo, también se ahorrarán dinero en artículos de escritorio. El condado provee a los presos con papel, sobres y estampillas para tres envíos por semana, y hará lo mismo con las postales, dijo él.
La razón principal es la seguridad.
Aunque dijo que no podía compartir nada específico, Costello dijo que sabe de ejemplos cuando “órdenes van de un lado al otro”, sobre palizas o golpes por medio de correo entre presos y sus cohortes de afuera. Ha llegado a ser más común ahora que se graban las llamadas de teléfono y con el aumento en delitos violentos, incluyendo delitos relacionados a pandillas en años recientes, dijo Costello.
También, los presos de violencia doméstica han tratado de enviar cartas de amenaza a sus esposas o novias quienes tienen órdenes de restricción por medio de terceras personas, dijo Costello.
Costello dijo que violaciones de póliza de correo suceden por lo menos cada semana. “Eso es lo que agarramos”, dijo él. El personal de la cárcel abre y escanéa las cartas por esos asuntos, dijo Costello, pero no pueden hacerlo a fondo con todas. Las autoridades en vez, ponen a los presos con historiales de utilizar al correo para amenazas y contrabando en una “lista de vigilancia” que puede ser de varias páginas, dijo Costello.
Jim Hagarty, Fiscal del Condado de Yakima, apoya al movimiento.
“Siempre hemos pensado que existe intimidación hacia los testigos que viene de la cárcel”, dijo Hagarty.
Hasta ahora, ninguna de las cárceles estatales ha restringido los sobres, dijo Rowlanda Cawthon, portavoz para el Departamento de Correcciones Estatal.
Para reducir el contrabando, el estado está instalando quioscos en las cárceles para que los presos envíen y reciban correos electrónicos, dijo Cawthon.
El personal de la cárcel revisa todas las correspondencias, tanto por papel como digital, dijo Cawthon.
Gene Dana, Sheriff del Condado de Kittitas dijo que su cárcel no ha ocupado cambiar la póliza del correo, pero entiende el porque algunos lo han tenido que hacer.
“No estamos en esa etapa aquí en nuestro condado”, dijo él.
Dana, copresidente del comité de correcciones para la Asociación de Sheriffs y Jefes de Policía de Washington, dijo que muchos gerentes de cárceles y directores en el estado han estado hablando acerca de las nuevas pólizas.
Dijo que algunos gerentes están preocupados sobre los presos quienes están prohibidos de comunicarse con otros — como miembros de pandillas— utilizando a terceras personas de afuera para entregar cartas.
“Se ha convertido una tendencia terrible”, dijo Dana.

Comments

Got something to say?