El Sol De Yakima

El fin del Chavismo y su influencia

NORMAND GARCIA

EDITOR EL SOL DE YAKIMA

La confirmación del fallecimiento del presidente venezolano, Hugo Chávez, no ha sorprendido a la opinión pública. Su deceso era sólo cuestión de tiempo.

Su ausencia desde inicios de diciembre y la poca información sobre su salud por parte del oficialismo de Venezuela, hacían especular que Chávez no regresaría al poder. No obstante, incapacitado, se mantuvo en el poder, bajo artimañas políticas.

Es posible que a pesar de la ausencia física de Chávez como jefe de una ideología ‘socialista’ permanezca intacta entre sus seguidores populistas que lo reeligieron democráticamente en cuatro elecciones consecutivas y que lo dejaron al mando del país petrolero por más de 14 años.

Es muy posible también que Chávez se convierta en un ícono popular –que él mismo ayudó a crear entre sus simpatizantes de izquierda– al igual que otras figuras como el Ché Guevara, pero su filosofía como tal, no irá más allá.

Su severa crítica a los Estados Unidos y su acercamiento con países que tienen gobiernos dictatoriales tal es el caso de Irán, Siria y Libia han sido cuestionadas por analistas internacionales que lo calificaban de anti demócrata.

Lo más probable es que su influencia política –y económica en algunos casos– que injería sobre los países de América, tal es el caso de Cuba, Bolivia, Ecuador y Argentina, se debilite con el paso del tiempo.

Sin Chávez, no hay Chavismo, ‘el comandante’ simplemente era un personaje único e irremplazable, nadie podrá ocupar el sillón de Miraflores tal como él lo hizo. En síntesis, el Chavismo en América latina, es decir la llamada ‘Revolución Bolivariana’, está condenado al fracaso y a desaparecer.

Tras la confirmación de la muerte de Chávez, la pregunta que todo venezolano se debe estar haciendo es ¿qué va a pasar ahora? El vicepresidente Nicolás Maduro, sigue al mando del país –por encargo de Chávez–, pero de acuerdo a la constitución quien debería estar al mando es el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Diosdado Cabello, quien además, deberá llamar a elecciones en 30 días.

Venezuela, América Latina y el mundo entero esperan que estas nuevas elecciones, próximas a confirmar se realicen con total transparencia y que sea una nueva oportunidad de cambio para los venezolanos. Al fin y al cabo, son ellos quienes decidirán su propio futuro.

 

Comments

Got something to say?