El Sol De Yakima

Estudiante de Grandview transforma trabajo duro en victoria

June 16, 2016

SHAWN GUST/El Sol de Yakima Esmeralda González Armenta, originaria de México, es fotografiado en Grandview High School en Grandview, Washington, el 1 de junio de 2016. González pasó cinco años escolares en el programa English Language Learner Courses para llegar hacer bilingüe, un objetivo que ha trabajado duro para lograr.

SHAWN GUST/El Sol de Yakima
Esmeralda González Armenta, originaria de México, es fotografiado en Grandview High School en Grandview, Washington, el 1 de junio de 2016. González pasó cinco años escolares en el programa English Language Learner Courses para llegar hacer bilingüe, un objetivo que ha trabajado duro para lograr.

Esmeralda González Armenta
Escuela: Grandview High School
Edad: 18
GPA: 3.67
Qué sigue: Pretende asistir a la escuela para ser enfermera

MARK MOREY
EL SOL DE YAKIMA

GRANDVIEW – Esmeralda González Armenta llegó a los Estados Unidos y al quinto grado sin hablar una sola palabra en inglés.
El 4 de junio se graduó dentro de los 10 mejores de su clase en Grandview High School y buscará comenzar una carrera como enfermera.
El camino al éxito no ha sido fácil para González, pero sus asesores dicen que ella es una estudiante muy dedicada, una de esas personas jóvenes que raramente inspiran a sus maestros y no al revés.
“Conocerla y verla crecer ha sido algo que me cambió la vida”, dijo Sylvia Campos, coordinadora de enseñanza del idioma inglés para el distrito de las escuelas intermedia y preparatoria.
Campos trabajó con la joven de 18 años de edad, desde que González llegó a la escuela Grandview de una pequeña ciudad en Michoacán, México.
González dijo que su familia emigró cuatro días y tres noches a través del desierto mexicano para llegar a los Estados Unidos. Se establecieron en Grandview porque su padre creyó que la zona tenía buenas oportunidades para el trabajo agrícola con el cual su familia se ha sostenido desde que se establecieron en la ciudad.
Los primeros años de su educación no fueron fáciles.
Batalló para aprender inglés, dijo, pero no dejó que los chistes de otros estudiantes ralentizaran sus esfuerzos.
“Creo que el que se burlaran de mi me hizo querer hacerlo mejor y mejor, y aquí estoy como una de las mejores estudiantes”, dijo en una entrevista en la biblioteca de la escuela.
Incluso hoy en día, con todos los honores y clases de colocación avanzada que ha tomado, uno de sus mayores objetivos es mejorar sus habilidades de lenguaje y su acento, incluso utilizando aplicaciones en su teléfono celular.
Ella se ha destacado en la escuela, aun teniendo grandes responsabilidades en su hogar.
Al ser la hija mayor, dijo, ella ha tenido que tomar a cargo las tareas familiares domésticas mientras sus padres trabajan por largas horas.
Después de terminar sus tareas, su trabajo escolar y otras actividades, como asistir a clases particulares cuando puede o realizar trabajo voluntario en un hogar de ancianos, tiene suerte si le sobra una hora para ver sus telenovelas favoritas en la televisión en español.
La reciente incorporación de un hermano bebé sólo ha aumentado su sentido de la responsabilidad, aunque está buscando la manera de asistir a la universidad, tal vez a Washington State University, Heritage University o Yakima Valley College.
Por varios años le ha interesado una carrera en enfermería.
“Me gusta la ciencia, y creo que la enfermería sería una buena carrera para incluir la ciencia”, dijo ella.
Los asesores de González dijeron que esperan que ella logre sus objetivos.
“Si sus calificaciones bajan aunque sea un poco, ella viene y trata de averiguar que tiene que hacer”, dijo la consejera Beth Ice.
Campos dijo que González es un ejemplo para otros estudiantes y que siempre que puede les da consejos acerca de cómo tener éxito.
“Esmeralda siempre ha valorado la educación”, dijo Campos. “Ella se ha convertido en un gran aliciente para lograr que otros niños aprovechen la cultura americana de la educación”.
González dijo que trabajó duro en la escuela para demostrarse a sí misma que podía hacer más de lo que pensaba y para que sus padres se sintieran orgullosos.
“Es difícil, pero me encanta”, subrayó González. “Cada sacrificio vale la pena estar cerca de mi familia”.

Foto de la semana

June 9, 2016

OFIA JARAMILLO/El Sol de Yakima Daniela Herrera, izquierda, y Yulissa Martínez, derecha, se abrazan al concluir la ceremonia de graduación de Eisenhower High School, en el Yakima SunDome en Yakima, Washington, el 2 de junio de 2016.

OFIA JARAMILLO/El Sol de Yakima
Daniela Herrera, izquierda, y Yulissa Martínez, derecha, se abrazan al concluir la ceremonia de graduación de Eisenhower High School, en el Yakima SunDome en Yakima, Washington, el 2 de junio de 2016.

El proyecto escolar que dio de hablar en la nación

June 9, 2016

COLE LEINBACH/Davis High School–Para El Sol de Yakima Gaby Rodríguez muestra una copia del artículo hecho por el Yakima Herald-Republic durante una reunión el 15 de marzo, 2016. Rodríguez, hace cinco años era estudiante en Toppenish High School, fingió un embarazo para un proyecto social.

COLE LEINBACH/Davis High School–Para El Sol de Yakima
Gaby Rodríguez muestra una copia del artículo hecho por el Yakima Herald-Republic durante una reunión el 15 de marzo, 2016. Rodríguez, hace cinco años era estudiante en Toppenish High School, fingió un embarazo para un proyecto social.

GORDON KING/Archivo El Sol de Yakima Gaby Rodríguez, doceavo año, de Toppenish High School revela a sus compañeros que no está embarazada, y que fingió el embarazo utilizado un relleno, durante una asamblea en Toppenish, el 20 de abril de 2011. El embarazo fingido era parte de su proyecto para medir estereotipos y reacciones.

GORDON KING/Archivo El Sol de Yakima
Gaby Rodríguez, doceavo año, de Toppenish High School revela a sus compañeros que no está embarazada, y que fingió el embarazo utilizado un relleno, durante una asamblea en Toppenish, el 20 de abril de 2011. El embarazo fingido era parte de su proyecto para medir estereotipos y reacciones.

LILIANA GUTIERREZ
TOPPENISH HIGH SCHOOL

Hace cinco años, Gaby Rodríguez, una estudiante de Toppenish High School decidió encender las llamas sociales fingiendo su embarazo como parte de un experimento social. El estudio reveló los estereotipos que existen en relación al embarazo en la adolescencia a nivel nacional.
Desde entonces, Rodríguez publicó un libro sobre el proyecto, filmó una película para la televisión basada en su historia, se graduó de la universidad y se casó.
LeAnn Straehle, una maestra de historia en Toppenish High School y una de los pocos educadores que se sabía sobre la verdadera naturaleza del proyecto dijo que “[Rodríguez] fue muy valiente en hacer lo que hizo. No se observa a muchos niños de secundaria estar dispuestos a ponerse en una situación como esa”.
Un reportaje sobre el proyecto fue publicado en la portada del periódico Yakima Herald-Republic, el 21 de abril de 2011, un día después de que una asamblea escolar revelara la verdad a los estudiantes. The Seattle Times (publicación hermana de Yakima Herald-Republic y El Sol de Yakima) reprodujo la historia colocándola ante el ojo de las principales agencias de noticias del país como la revista Time, Business Insider, The New York Times y “ABC World News Tonight”.
La idea de este proyecto surgió luego de que Rodríguez escuchara las ideas de los proyectos de sus compañeros de clase. Dijo que la mayoría no elegía temas que los apasionaran, más bien elegían temas fáciles de lograr. Sin embargo, la joven quería mostrar los distintos estereotipos que padecen las adolescentes embarazadas y mostrar su percepción.
Durante el quinto aniversario del proyecto, Rodríguez se reunió con el equipo de periodistas escolares “Unleashed” del periódico Yakima Herald-Republic, el 22 de marzo, para compartir su experiencia.
Rodríguez resaltó que quería hacer un proyecto que tuviera una conexión personal con ella.
Ella se crió en un hogar con una madre y siete hermanos mayores (cuatro varones y tres mujeres). Seis de sus siete hermanos mayores fueron padres adolescentes, al igual que su madre, Juana Rodríguez, quien tuvo al primer hijo a los 15 años de edad. Rodríguez observó de cerca las responsabilidades que involucra asumir la paternidad a una temprana edad y no quería seguir el mismo camino.
Dijo que a menudo le decía a su madre: “Voy a ir un poco más lejos que los demás”.
Rodríguez recibió la aprobación de su madre, así como del director de Toppenish High School en ese tiempo, Trevor Greene; el superintendente del Distrito Escolar, John Cerna; así como de su novio en aquel tiempo, Jorge Orozco.
Una vez aprobado el proyecto, Rodríguez empezó a dejar pistas sutiles a sus amigos. Les dijo que “no se estaba sintiendo bien últimamente”. Después, comenzó a usar suéteres holgados y camisas sueltas para generar la transición de un vientre agrandado y dar la apariencia de un embarazo real. No fue hasta después de sus vacaciones de primavera de aquel año cuando comenzó a usar un falso vientre, hecho con alambre, malla y una pelota de baloncesto para proporcionar una figura de aspecto redondo.
Rodríguez en realidad tenía que hacer —o al menos tenía que empezar a hacer— dos proyectos de alto nivel. “Pregnot”, el experimento social de maternidad en la adolescencia era el verdadero. Mientras que en público, trabajaba en un proyecto preestablecido sobre la labor de una trabajadora social, ya que Rodríguez había considerado enfocarse en trabajo social en aquel momento.
Una vez que utilizó la palabra “embarazada”, Rodríguez recuerda que se convirtió en objeto de duros comentarios por parte de su propia familia, compañeros de clase y profesores. Dijo que los comentarios iban desde “esto solo es un bache en el camino” hasta “sería mejor que empieces a hacer línea en el departamento de bienestar”. Rodríguez dijo que solo un círculo muy pequeño sabía la verdadera naturaleza del proyecto.
Analizando la experiencia, Rodríguez dijo que “las adolescentes embarazadas reciben una gran cantidad de críticas y mucha gente sigue diciéndoles que es el final del camino, lo que conduce a una pérdida de la esperanza. Si nadie más cree en ellos, ¿Por qué deberían creer en sí mismos?”.
Los resultados del experimento social y la verdadera naturaleza del embarazo falso iban a ser revelados por grupos. Sin embargo, Rodríguez decidió que sería mejor hacerlo en una sola reunión frente a todo el alumnado.
Rodríguez nunca reveló detalles del falso embarazo hasta el final de su presentación. Ella quería evitar que la noticia tomara una distancia del verdadero objetivo del proyecto, que era mostrar los estereotipos que afrontan los padres adolescentes, independientemente de quién sea la persona.
Cuando Rodríguez finalmente se sacó el falso vientre, al final de su exposición, recuerda que los estudiantes quedaron en silencio. Luego, se pusieron de pie y la ovacionaron.
A la mañana siguiente, el Yakima Herald-Republic publicó la historia, poco después, el director de la escuela comenzó a recibir llamadas telefónicas y correos electrónicos de periodistas de distintos medios, incluyendo nacionales e internacionales tratando de entrar en contacto con la estudiante de Toppenish.
Greene sugirió que la familia de Rodríguez contratara a alguien con experiencia para que pueda ayudarla en el manejo de su historia. Con el tiempo contactaron a un abogado especializado en temas de entretenimiento para hacer frente a una situación mediática que Rodríguez no entendía completamente en aquel momento. También obtuvo la representación de Sharlene Martin de Martin Literary Management.
Días después de la revelación de su proyecto escolar, Rodríguez fue invitada para aparecer en “The Today Show”, “Good Morning America” y CBS News. Ella decidió aceptar solo la oferta de “The Today Show”, pues pensó que su historia llegaría a una mayor audiencia.
Mientras estaba en Nueva York para presentarse en “The Today Show”, Rodríguez se reunió con una escritora para que le ayude a publicar un libro sobre el proyecto y su vida. De vuelta al valle, Rodríguez llegó justo a tiempo para su graduación en junio de 2011. Fue una de las mejores estudiantes de su clase y una de los oradores de la ceremonia.
Aquel verano, mientras planificaba la transición a la universidad, Rodríguez y su co-autora, Jenna Glatzer, trabajaron en el libro luego de incontables horas de conversaciones telefónicas, en el que Glatzer le hacía preguntas a Rodríguez para obtener detalles de su vida y trascribirlas en sus propias palabras.
El libro se tituló “The Pregnancy Project: A Memoir” (Proyecto embarazo: Memorias”, y fue lanzado el 17 de enero de 2012, por Simon & Schuster Books.
En otoño de 2011, Rodríguez comenzó a asistir a Columbia Basin College en Pasco. Dos años más tarde, se trasladó al campus de Tri-Cities de Washington State University, donde se graduó en psicología en 2015. Durante su primer año de universidad, tuvo que equilibrar las responsabilidades académicas con las de ser autora de un libro. Durante su época de universidad, tuvo que viajar por todo el país dando conferencias y firma de libros.
La historia de Rodríguez llegó a la pantalla chica con una película para la cadena Lifetime. El filme llevó el mismo nombre del libro The Pregnancy Project y se filmó en Canadá; ciertos lugares de Vancouver, Columbia Británica y Toppenish.
Rodríguez pudo conocer a Alex Vega, la estrella de “Spy Kids” que la interpretó. Incluso, participó en varias escenas de la película. Judy Reyes, de la serie “Scrubs” hizo el papel de su madre. La película se estrenó el 28 de enero de 2012.
Rodríguez dijo que uno de los mayores contrastes de la película y su ciudad natal fue la diferencia del clima de Vancouver de entornos verdes y los terrenos secos del centro de Washington.
También señaló que la diversidad racial de la película no representaba la realidad de Toppenish High School. Toppenish tiene una población hispana de 82 por ciento, según el censo de 2010. Además, la película utilizó el color azul y oro para identificar a la escuela de Toppenish, colores que son similares a lo Wapato, un rival de Toppenish High School.
Rodríguez también apareció en el programa “Dr. Phil” y volvió a Nueva York para una sesión de fotos con la revista Seventeen.
En marzo de 2012, Rodríguez se encontró con su ex novio Antonio Corona, un ex graduado de Sunnyside High School y empezaron a salir juntos. En realidad, Corona no sabía del proyecto de Rodríguez ni de su aventura mediática porque había dejado antes el valle para estudiar mecánica en el Motorcycle Mechanics Institute de Arizona.
Ese mismo año, ambos se comprometieron y se casaron en junio de 2015. Hoy en día, Rodríguez, ahora conocida como Gaby Corona, trabaja como consejera de admisiones para Washington State University Tri-Cities en Richland.
Haciendo una reflexión sobre el proyecto, Rodríguez dijo que todavía no entiende completamente cómo el experimento siguió el rumbo que tuvo. Como especialista en psicología, dijo que se convirtió en su mayor crítica del proyecto, y ahora ve formas que pudieron haberse hecho mejor. “Mi proyecto no fue ético”, dijo. “Estaba jugando con los sentimientos de las personas”.
Sin embargo, sigue siendo una apasionada del proyecto y espera que su experimento haya tenido un impacto positivo en otras personas tal como o tuvo con ella.
“Recibí muchos comentarios de otras adolescentes embarazadas y cartas de otras graduadas de Toppenish dándome las gracias por compartir lo que ellas afrontaban” escribió Rodríguez en un correo electrónico después de visitar al equipo de Unleashed.
“Definitivamente poder conocer sus historias y la forma cómo superaron todos sus obstáculo fue un abrir de ojos para mí. Yo sabía que mi experiencia llevaría a la realización que mi mensaje (el embarazo no es el final del camino) tiene un verdadero significado y muchas historias que comparten esa verdad”.

• Liliana Gutiérrez es una reciente graduada de Toppenish High School e integrante del equipo Unleashed, un programa de periodistas escolares del periódico Yakima Herald-Republic.

GORDON KING/Archivo El Sol de Yakima Gaby Rodríguez, doceavo año, de Toppenish High School revela a sus compañeros que no está embarazada, y que fingió el embarazo utilizado un relleno, durante una asamblea en Toppenish, el 20 de abril de 2011. El embarazo fingido era parte de su proyecto para medir estereotipos y reacciones.

GORDON KING/Archivo El Sol de Yakima
Gaby Rodríguez, doceavo año, de Toppenish High School revela a sus compañeros que no está embarazada, y que fingió el embarazo utilizado un relleno, durante una asamblea en Toppenish, el 20 de abril de 2011. El embarazo fingido era parte de su proyecto para medir estereotipos y reacciones.

Destacando Negocios En El Valle – Auto Art & Collision Repair

June 9, 2016

LESLIE MUÑOZ/Para El Sol de Yakima Mike y Irma Philp posan fuera de su taller Auto Art & Collision Repair, en Yakima, Washington, el 17 de Mayo de 2016.

LESLIE MUÑOZ/Para El Sol de Yakima
Mike y Irma Philp posan fuera de su taller Auto Art & Collision Repair, en Yakima, Washington, el 17 de Mayo de 2016.

Auto Art & Collision Repair: Nuestros clientes son nuestra mejor publicidad
LESLIE MUÑOZ
PARA EL SOL DE YAKIMA

Mike Philp es un apasionado de los autos y el buen servicio, habilidades perfectas para establecer un taller mecánico. Phil, de 36 años de edad, muy consciente de ello, se atrevió a iniciar su propia mecánica con un buen amigo, pero con el tiempo quedó como único dueño. Ahora, trabaja con su esposa, Irma, de 36 años, y es ella quien lo administra mientras él se encarga del trabajo mecánico.
¿Hace cuánto tiempo reside en el valle?
Irma Philp (IP): Nacimos y crecimos aquí.
¿Por qué decidieron empezar su propia empresa?
Mike Philp (MP): Un amigo me convenció de abrir un taller con él, con el tiempo llegué a ser el único dueño del negocio.
IP: Yo estaba trabajando para otro taller cuando comenzamos [nuestro] noviazgo. Le empecé a enseñar el trabajo con las compañías de seguro y él empezó a mantenerse [más] ocupado. Después de más de un año y medio de estar juntos, me pidió que lo ayudara en la oficina y dejé mi trabajo en el otro taller [para] ayudarle aquí de tiempo completo.
¿Qué características hacen único su negocio?
MP: Como dueño estoy pendiente de la calidad de nuestro trabajo, de todo el proceso, asegurarme de mantener a los empleados trabajando bien. No digo nada de otros negocios, me enfoco en que mi negocio [se administre] bien, esté limpio y [demostrar] calidad del trabajo que hacemos aquí.
¿Cuáles son los desafíos más grandes que ha tenido establecer su empresa?
MP: Cultivar la clientela, [mudarnos] a este nuevo local ha ayudado. Nuestra reputación es buena, pero nos ha tomado 12 años establecernos bien. Ahora, tenemos una buena relación con las compañías de seguro, pero todo eso toma tiempo.
¿Qué clase de competencia tiene su negocio?
MP: No me gusta decir que hay competencia, hay muchos talleres que hacen un buen trabajo. Tratamos de hacer que nuestros clientes se sientan cómodos de dejar su carro aquí. No queremos que se sientan presionados, obviamente queremos arreglar su carro. Dejamos que el trabajo que realizamos hable por sí mismo.
¿Ha crecido su negocio, se ha mantenido o ha disminuido?
MP: Mi amigo y yo empezamos el negocio juntando dinero entre los dos y solamente teniendo lo suficiente para alquilar un lugar por un mes. Después, [conseguimos] el equipo necesario a precios bajos para hacer crecer nuestra clientela. Pero, sí ha crecido bastante.
¿De dónde son sus clientes?
IP: Mattawa, Moses Lake, Wenatchee, y claro, el Valle de Yakima.
¿Qué le gusta hacer cuando no está trabajando?
MP: Los hijos juegan fútbol y baloncesto; como familia nos gusta ir de camping. No tenemos mucho tiempo para ir de vacación, pero nos gusta estar afuera como familia. A mí personalmente me gusta ir a pescar o ir a cazar.
¿Qué es lo que más le gusta de ser empresario?
MP: Se supone que uno puede decir que puedes trabajar cuando uno quiere y tener más tiempo libre, pero eso no es el caso. Sí, [tal vez] uno tenga la habilidad para hacer eso, pero hacerlo en un negocio propio puede traer estrés y preocupaciones. Nosotros somos de la mentalidad que nuestros empleados estén contentos y que su familia esté bien.
¿Qué otro tipo de trabajos o experiencia empresarial ha tenido?
MP: Trabajé en YV-TECH después de graduarme y un maestro me ayudó a obtener un trabajo en un taller. [Luego], con el tiempo abrí este negocio.
IP: Yo trabajé, como ya mencioné, para otro taller en el área de oficina y pues esa experiencia me ha ayudado aquí.
¿Qué consejo o recomendación darían para quienes deseen incursionarse en el mundo empresarial?
MP: Tienes que dejar que tus clientes sean tu publicidad, [es decir] hacer buen trabajo. Ser amable, el servicio al cliente es lo más importante. Sin tus clientes no tienes un negocio.

Perfil Empresarial
Empresa: Auto Art & Collision Repair.
Propietarios: Mike y Irma Philp.
Tipo de servicio: Taller de reparación de automóviles.
Inauguración: Agosto de 2004.
Teléfono: Negocio: 509-248-7874.
Celular: 509-480-7874; Fax: 509-576-7874.
Dirección: 1718 S. 18th St., Yakima.
Horario: Lunes a viernes: 8:00 a.m. a 5:00 p.m.

Jóvenes con autismo desarrollan habilidades sociales en programa comunitario

June 9, 2016

TAMMY AYER
EL SOL DE YAKIMA

Erin Lynch habla sobre experiencias mágicas con la confianza y la convicción de un verdadero creyente.
No se trata de un mago que saca conejos de un sombrero, tampoco de los ilusionistas de Las Vegas. Lynch se refiere a la magia de la amistad y apoyo que algunos jóvenes han encontrado en un lugar para aprender mientras son ellos mismos.
Observar esto diariamente en Foundation Lynchpin en Yakima, una comunidad de aprendizaje sin fines de lucro que Lynch fundó en 2013, hace comprender el significado de la palabra magia.
“Es una especie de mágica”, dijo Lynch, una enérgica mujer que tiene un entusiasmo incansable por la organización que dirige.
Ella y su esposo, Rob, tienen dos hijos: Jake, de 18 años de edad; y Drew, de 16. Ambos fueron diagnosticados con autismo cuando tenían 6 y 4 años, y eso los motivó a crear la organización en otoño de 2013.
La misión de Lynchpin es capacitar a adolescentes y sus familias para que alcancen el éxito social a través de una comunidad de aprendizaje con salas temáticas ubicado en 1200 Chesterley Drive, Suite 180, Yakima.
Todo padre conoce la angustia de ver a un niño atravesar dificultades emocionales y estresantes de la socialización. Para los padres de niños con autismo o los que tienen problemas para conectarse socialmente con sus compañeros, eso puede ser aún más preocupante.
Lynchpin crea una cultura de conexión, entre otros esfuerzos, forjando amistades entre estudiantes con intereses comunes, tales como los que se destacan en sus clubes temáticos —que incluyen por ejemplo Minecraft y Legos—que ofrecen los sábados.
“Hay algo muy mágico que sucede cuando se encuentra a alguien que le gusta lo que a ti te gusta — entonces crea una conexión”, dijo Lynch.
“Eso es como el Santo Grial. Eso es lo que todos queremos”.
Lynch, es oriunda de Yakima y trabajaba en Seattle para Eddie Bauer antes de regresar a su ciudad natal, se ofreció como voluntaria durante nueve años en Children’s Village, que atiende a niños con necesidades especiales de salud y sus familias. Una de las preguntas más comunes que siempre escuchaba de los padres era sobre un lugar donde sus hijos pudieran aprender a trabajar sus habilidades sociales.
Empezó a investigar al respecto y encontró Skills for Living in Norwell, Massachusetts. Allí, los estudiantes aprenden comunitariamente a través de la educación social enérgica, relacional. Después de escribir una “carta de admiración”, Lynch pasó tres días con la organización en el verano de 2013 y encontró el modelo que tanto buscaba.
La doctora Diane Liebe, un pediatra de desarrollo en Children’s Village, refiere a muchos de los estudiantes a Lynchpin y los padres obtienen un folleto sobre Lynchpin cuando diagnostican con autismo a sus hijos. Sin embargo, no se requiere de ninguna referencia ni diagnóstico para participar en Lynchpin, subrayó Lynch.
Lynchpin cumple su misión con tres puntos que incorpora una hora de trabajo en grupos sociales, viernes de noches para jóvenes (Friday Teen Nights), y Drop-In clubs, todos los sábados, además de tutoría por otros que demuestran interacciones sociales positivas.
Aproximadamente 45 niños y sus padres atienden a los grupos sociales.
Cerca de 10 niños suelen participar en cada sesión, después los padres son informados sobre su desempeño, dijo Lynch. Entre 15 y 30 niños vienen a Friday Teen Nights y hasta 50 para el Drop-In clubs los sábados.
Como directora de educación social en Lynchpin, Sharon Loudon lleva la delantera con los grupos sociales y escribe el plan de estudios. Loudon es coordinadora de educación de autismo para Educational Service District 105.
Lynchpin también se asocia con Pacific Northwest University. Estudiantes de medicina que son miembros del Pediatric club trabajan como voluntarios durante Friday Teen Nights y Drop-In club los sábados.
En general, sus esfuerzos están haciendo una gran diferencia para los niños.
“Es mágico… dejarlos brillar, que sueñen en grande, es una cosa muy hermosa”, dijo Lynch.

Lynchpin Foundation
Capacita a los adolescentes con autismo y a sus familias para lograr el éxito social. El horario generalmente sigue el curso escolar.
• Cuándo: martes, miércoles y jueves de 11:30 a.m.-5:30 p.m. viernes de 3-9 p.m. sábado de 1-5 p.m. Cerrado los domingos y lunes. Durante el verano solo los sábados.
• Dónde: 1200 Chesterley Drive, Suite 180, Yakima. Detrás de Beem’s Nutrition.
• Costo: Las sesiones educativas cuentan 35 dólares por persona; existe disponibilidad de becas (aproximadamente el 40 por ciento de las familias reciben becas). Drop-in Clubs (para mayores de 12 años) cuesta 10 dólares para el primer club y cinco dólares para cada club adicional. Teen Night: Admisión es de 10 dólares; descuentos disponibles para hermanos y familiares.
• Información: Llame al 509-895-7611 o 509-961-0700, o visite www.lynchpinfoundation.org o visite la página de Facebook.

¿Está preparado ante una situación de emergencia?

June 9, 2016

SOFIA JARAMILLO/El Sol de Yakima Paul Jenkins, coordinador de Community Emergency Response Team, explica lo que guarda en su bolsa de provisiones de emergencia en Yakima Valley Office of Emergency Management en Union Gap, Washington, el 28 de abril de 2016.

SOFIA JARAMILLO/El Sol de Yakima
Paul Jenkins, coordinador de Community Emergency Response Team, explica lo que guarda en su bolsa de provisiones de emergencia en Yakima Valley Office of Emergency Management en Union Gap, Washington, el 28 de abril de 2016.

MARK MOREY
EL SOL DE YAKIMA

Todos sabemos que debemos abandonar nuestros hogares en caso de emergencia. Pero es fácil olvidar reemplazar las baterías del detector de humo de una casa —a menos que se esté incendiando.
A medida que empiezan a calentar las temperaturas, las autoridades buscan concientizar a los residentes sobre la importancia de prepararse contra situaciones de emergencia incontrolable que los obligue a abandonar sus hogares.
“A pesar de que instruimos sobre la preparación, el típico dueño de una vivienda no está preparado”, dijo Scott Miller, director de la gerencia contra emergencias del Condado de Yakima.
La falta de preparación puede significar un tiempo difícil durante los primeros días del desastre —tanto para los evacuados, sus parientes fuera del área y hasta las mascotas.
Las autoridades recomiendan contar con un kit de emergencia de 72 horas. El nombre representa los tres días típicos que suele durar el tiempo de urgencia, antes de que las autoridades recuperen el abastecimiento de agua y energía, por ejemplo.
“Siempre existe un tiempo de retraso antes de que llegue la ayuda”, dijo Miller.
Un contenedor de supervivencia de 72 horas puede variar: un habitante de áreas urbanas tal vez sólo necesite suministros limitados hasta llegar a un refugio de la Cruz Roja en su localidad, mientras que un residente rural puede necesitar mayor suministro.
Paul Jenkins, un voluntario del equipo de respuesta contra emergencias del Condado de Yakima, dijo que en los últimos 10 años siempre porta un equipo de emergencia en su camioneta. Eso incluye un galón de agua, una estufa, comidas deshidratadas entre otros artículos.
Jenkins ha visto de primera mano la importancia que tiene contar con kits de emergencia. En febrero, ayudó a evacuar a residentes de Cowiche, Tieton y West Valley luego de una inesperada inundación.
“Algunos estaban preparados para esa situación, otros estaban muy sorprendidos”, dijo Jenkins, recomendando mantener algo de dinero en efectivo, junto con documentos de identidad e información de contacto de familiares fuera del área.
“Esperar hasta el último minuto para conseguir alimentos y suministros podría exponerlo al riesgo de ser [sorprendido] sin estar preparado”, dijo Miller. “Si no está listo, no tendrá tiempo para ir a una tienda”, subrayó.
Bruce Coe, un residente del Condado de Kittitas, recuerda vivamente los incendios de 2012 en Taylor Bridge, él y su esposa tuvieron que evacuar su hogar durante varios días.
Advirtió que se enteró sobre el verdadero peligro al que se exponían por las noticias.
“Uno se enfrenta a un duro camino de negación (antes de aceptar la realidad)”, dijo Coe, quien no contaba con un equipo de emergencia en su vehículo, pero siempre mantenía alimentos no perecederos y agua en su casa.
Cuando llegó el momento de evacuar, la pareja solo tuvo tiempo para recoger documentos personales, unos recuerdos, algunas fotos —y su cabra, a la que tuvieron que colocar en un remolque para caballos.
“No me gustó, pero tuve que hacerlo”, dijo Coe.
Las autoridades de manejo de emergencias sugieren que los residentes cuenten con un plan para sus mascotas, ya que generalmente no están permitidos en los refugios. Una veterinaria, un vecino o un amigo fuera de la zona de peligro pueden ser capaces de mantener a la mascota en mejores condiciones durante algunos días.
Contar con un plan de emergencia puede ayudar a los residentes a pasar de mejor manera lo peor de la catástrofe.
El estrés es un factor adicional durante el mal tiempo y puede causar daño mental y físico.
“La situación puede empeorar si una persona no está preparada. La tranquilidad es muy importante”, dijo Miller. “Tener tranquilidad mental y estar preparado te ayudará a atravesar esa [difícil situación]”.

Calendario de la comunidad

June 9, 2016

AYUDA
SERVICIOS DE TRATAMIENTO DE DEPENDENCIA QUÍMICA. Servicios ofrecidos en español por medio de Triumph Treatment Services, 102 S. Naches Ave. Llame al 509-248-1800.
GRUPO DE APOYO-ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS. Las 24 horas del día. Ayuda gratuita para dejar de beber. Info: 805 W. Washington Ave., Yakima o al 509-594-0295.
GRUPO DE APOYO-ALZHEIMER’S EN ESPAÑOL. El primer martes de cada mes, 6-7:30 p.m. en el aula C del Hospital Memorial, 2811 Tieton Drive. Servicio gratuito. Llame a Manuel al 509-833-3334.
PREVENCIÓN DE SUICIDIOS. Ayuda personal para la prevención de suicidios; o si necesita ayuda porque algún familiar o conocido se suicidó. www.suicidepreventionlifeline.org o al 888-628-9454.

MERCADO DE PRODUCTOS AGRÍCOLAS
• Prosser: Sábados de 8 a.m.-12 p.m. hasta Septiembre en Prosser City Park, 7th Street y Sommers Avenue.
• Sunnyside: Miércoles de 4-7 p.m. hasta Oct. 5 en Centennial Square (centro de la ciudad).
• Yakima: Domingos de 9 a.m.-2 p.m. hasta el 8 de octubre frente a Capitol Theatre, South Third Street.

VARIEDAD
SWAP MEET Y SHOW DE AUTOS. 8 a.m.-4 p.m. Junio 11 en State Fair Park, 1301 S. Fair Ave., Yakima. Patrocinado por Yakima Valley Horseless Carriage y Apple Valley Model A clubs. Entrada:$5 y gratis para menores de 12 acompañados por un adulto. Info: 509-453-2119.
TRIPLE PLAY BASEBALL CAMP. 9 a.m.-12 p.m. Junio 11 en la cancha de Pete Orgill en Davis High School, 212 S. 6th Ave. Para edades de 7-12. Gratis pero se aceptan donaciones que benefician al Fred Hutchinson Cancer Research Center. Info: Peter Orgill, 206-890-7715.
VETTE-A-BRATION. 10 a.m.-3 p.m. Junio 11 en Sarg Hubbard Park, 111 S. 18th St., Yakima. Show de autos Corvette patrocinado por Yakima Valley Corvette Club. Gratis. Night cruise de 7-10 p.m. sobre la Avenida Yakima. www.yakimavalleyvettes.com.
OLD TOWN DAYS. June 18-19 en Fullbright Park, 4508 Main St. en Union Gap. Música en vivo, entretenimiento, actividades y más. www.visituniongap.com.
• 10-11 a.m. June 18: Desfile del Old Town Days sobre Main Street en Union Gap.

CLASES/TALLERES
MADISON HOUSE. Ofrece talleres y servicios de tutoría para jóvenes, 302 S. Calle Cuatro en Yakima. Actividades incluyen: Computación, deportes, costura, cocina, y piano. Para detalles y horarios llame al 509-457-3370.
APRENDA HABLAR INGLÉS. Martes y jueves, 7 p.m. en 4307 Englewood Ave., Yakima. Gratis con profesores voluntarios. Llame a Mary, 509-388-1286.
CLASES DE COMPUTACIÓN. Gratis. Para hacer cita llame al 509-452-8541.
• Martes y miércoles de 10-11 a.m. en Biblioteca Central de Yakima.
• Miércoles, jueves y viernes de 1:15-2:15 p.m. Biblioteca de Southeast Yakima.
CLASES DE NUTRICIÓN. Cursos son gratis. Ofrecidos por la Extensión de la Universidad Estatal de Washington. Info: 509-969-9383.
• Martes: 9-11 a.m. en Casa Hogar, 106 S. Sixth St.
• Miércoles: 10-11:30a.m. en la Biblioteca de Moxee, 255 W Seattle Ave.; 6-7:30 p.m. en la Extensión de la Universidad Estatal de Washington, 2403 S 18th St., Suite 100, en Union Gap.
• Jueves: 10-11:30 a.m. y 2-3:30 p.m. en Servicios Católicos, 414 N. Third St.
CLASES DE INGLÉS. 5:30-7 p.m. cada martes en el Capillo Calvario, 408 Sixth Ave., Toppenish; 6-7:30 p.m. cada miércoles en la iglesia St. Michael, 5 S. Naches Ave., Yakima. Gratis. Llame a Tomás, 509-969-3633.
ESL CÍRCULO DE CONVERSACIÓN. 4 p.m. Sábados en la Biblioteca Central de Yakima, 102 N. Third St. Gratis. Info: 509-452-8541.
LA CASA HOGAR. 106 S. Calle Seis en Yakima. Se ofrece clases de inglés, computación y ciudadanía en Yakima y Wapato. 509-457-5058.
NUESTRA CASA-SUNNYSIDE. (Nuevo local) United Methodist Church, 906 E. Edison Ave., Sunnyside. 509-839-7602.
• Educación Individual para la Diabetes. Aprenda sobre proporciones de alimento, ejercicio y más. Llame para hacer una cita. Proporcionada por una enfermera registrada. Gratis. Bilingüe.
• Tutoría para los adultos hispanos e inmigrantes que hablen español, pero que no saben leerlo o escribirlo. Las clases serán durante el verano y otoño. Las fechas y horas de las clases dependerán en la disponibilidad del estudiante/Tutor.
CLASES DE ESL. Curso de verano inicia el 21 de junio, de martes a jueves de 6-8:20 p.m. ESL es el estudio de inglés para adultos que quieren aprender el idioma.
• Yakima Campus: S. 16th Avenue y Nob Hill Blvd., Yakima, 509-574-6850.
• Grandview Campus: 500 West Main Street, Grandview, 509-882-7000.
• Ellensburg Learning Center: 401 E. Mountainview, Ellensburg, 509-92-4011.
• Sunnyside Learning Center: 2590 Yakima Valley Hwy, Sunnyside, 509-837-9623.
• Toppenish Learning Center: 720 W. 3rd Avenue, Toppenish, 509-834-4550.

• El calendario incluye eventos y reuniones en el Valle de Yakima para el público. Si desea que se publique su evento, favor de enviar la información a vsanabria@yakimaherald.com antes de las 5 p.m. del jueves para ser publicado la semana siguiente.

Tomando Café: Meses de reflexión y celebración

June 9, 2016

RICARDO GARCÍA
TOMANDO CAFÉ

Porque estuvo tan caliente estos días pasados, en lugar de café, me tomo una limonada bien fría (primer trago). El mes de mayo, como siempre fue lleno de actividades, celebraciones, fiestas como el 5 de Mayo, terminando con Memorial Day, un día solemne para honrar a soldados caídos de guerras pasadas. Importantísimo es el mes de mayo porque también recordamos a nuestras madres con mucho amor, flores y canciones.
Ahora estamos en el mes de junio y aunque no anticipamos días tales como los de mayo, si hay celebraciones de mucha importancia (otro trago de limonada). Me refiero a las celebraciones de graduación por estudiantes de las escuelas secundarias.
Es en el mes de junio que vemos caras sonrientes entre estudiantes de doceavo grado porque al fin, después de 12 años de estudio, el día tan esperado ha llegado. El día de la graduación. Las preparaciones se hacen. Hay bailes de gala conocidos como ‘Prom’. Las damitas lucen sus vestidos más elegantes, tacones altos y visten regalos como prendedores de flores.
Los varones, pues se visten de esmoquin con corbatín. Después de esta celebración de baile, las preparaciones para el día de graduación comienzan con ensayos en los gimnasios o en algunos casos, en el estadio SunDome.
Hay ansiedad, emoción, en la espera del gran día. Sus padres, igualmente se preparan para ir e aplaudir el triunfo de su hija o hijo. Llega el día. Los gimnasios están llenos de parientes, amistades, padres y abuelos, pronto se oye la marcha ‘Pompa y Circunstancia’ por la banda de escuela, la cual la repiten hasta que el último de los graduados marcha y toma asiento.
La ceremonia comienza, hay discursos por los respectivos superintendentes y estudiantes que sobresalieron en sus estudios durante los cuatro años de secundaria. Llega el momento: Los miembros de la mesa directiva se ponen al frente, comienza el listado de nombres, cada uno recibiendo su diploma.
Este año mi esposa y yo asistimos a dos celebraciones de graduación: una en White Swan, celebramos a un ahijado, y la otra en el estadio SunDome de Yakima (otro trago de limonada). Allí los graduados fueron de Wapato High School y celebramos a nuestra nieta, Elise Patricia Garcia Erickson.
Con mucho orgullo les puedo decir que Elise se graduó con honores y recibió una beca para asistir a Central Washington University en Ellensburg. Estudiará música y canto, ya que nació con el don de una voz melódica. Que alegría por ella, sus padres y abuelos/as. En estas ocasiones recordé cuando yo me gradué de la escuela secundaria de un pueblito pequeño en San Diego, Texas.
Más de 59 años han pasado y todavía recuerdo la alegría de ese día. Recuerdo en particular el orgullo de mi madre, Antonia Romano al ver que su hijo tuvo éxito es sus estudios.
Tuve esos bonitos recuerdos pero también pensé en lo importante que es este paso educativo para los jóvenes (el último trago de limonada). La primera etapa de este acontecimiento ocurrió en las manos de los padres, esas personas que comenzaron la enseñanza desde la infancia con lecciones de respeto, obediencia y disciplina, con abrazos y rectitud.
Este aprendizaje temprano es muy importante en el desarrollo del niño y es la preparación que se necesita para comenzar esos 12 años de aprendizaje en las escuelas públicas. En el mes de junio se celebra esta jornada educativa la cual estuvo llena de desafíos, sacrificios por los padres y con mucha anticipación del éxito de sus hijos e hijas.
Todo constituye unos 18 años de atención, desvelos, mortificaciones, alimentación, enfermedades, accidentes, dirección espiritual, anhelando que el hijo o la hija fueran buenos y dignos del amor del padre y la madre.
Se lleva mucho tiempo, y por eso es que se vive tantas emociones en el Día de la Graduación. Felices son los padres de familia que llegan a celebrar con sus hijos/as este día de triunfo. Fue un trabajo de mucho amor y esperanza.
Ahora sigue otro desafío educativo, la que representa la tercer y última etapa que llevará a los estudiantes ser independientes y adultos responsables, profesionales y caminar en los pasos de sus padres, ahora con más firmeza y buenas esperanzas… y un círculo de atención a la familia.
Los deseos son de que esta juventud de tiempos modernos no olviden los sacrificios de un padre y una madre, quienes quizás no tuvieron la buena fortuna de poder educarse como sus hijos ahora lo hicieron.
Por eso digo que el mes de junio tiene en sí la celebración más importante del año… la celebración de la educación para salir de la pobreza y desarrollar la mente como se debe desarrollar.
¡Buena aventura y suerte!

• Ricardo García es fundador de Radio KDNA y columnista de ésta publicación. Tomando Café, representa su opinión personal y no necesariamente la de El Sol de Yakima.

Concurso de Dibujo Infantil, “Éste Es Mi México 2016”

June 9, 2016

Pablo Mendicuti Villafán
Consulado de México en Seattle

El Instituto de los Mexicanos en el Exterior lanza la convocatoria para participar en la 20ª edición del concurso de dibujo infantil “Éste es mi México” con el tema: “Pintemos juntos la música y las tradiciones mexicanas”. El Concurso de Dibujo Infantil es uno de los programas emblemáticos del IME que ha contribuido a vincular a la población infantil migrante con su país de origen y a promover a México en el mundo.
Esta edición del concurso promueve el trabajo en equipo y la participación de grupos de dos o más niños y niñas de origen mexicano y de cualquier nacionalidad, que deben realizar dibujos sobre México, la música y las tradiciones mexicanas.
A continuación se emiten las bases del concurso:
• Tener entre 6 y 14 años de edad.
• Dibujar o pintar sobre un papel, cartulina o cartoncillo cuadrado, de 30 x 30 cm ó 12”x12” pulgadas.
• Firmar el dibujo e incluir la fecha al frente.
• Llenar el formato de registro en línea, disponible en www.consulmex.sre.gob.mx/seattle, imprimirlo y pegarlo en la parte de atrás del dibujo.
• Los resultados serán publicados en la página del IME (www.ime.gob.mx) el martes 22 de noviembre.
• Los dibujos copiados, calcados o donde se advierta la mano de un adulto, no podrán participar en el concurso. Tampoco participarán los dibujos incompletos, que no incluyan el formato de registro o que no respeten el tamaño indicado (30cm x 30cm ó 12’’ x 12’’ pulgadas).
• Los derechos de uso y reproducción de todos los dibujos RECIBIDOS serán cedidos al IME, que podrá hacer uso de ellos con fines de promoción
Los niños deben enviar su dibujo al Consulado de México en Seattle (2132 3rd Avenue, Seattle, Washington) antes de la fecha límite: 30 de septiembre de 2016.
Los ganadores recibirán un paquete de libros de literatura infantil mexicana, un diploma y un regalo sorpresa.
Todos los participantes recibirán un diploma, y su trabajo puede formar parte de una exposición que viajará por todo el mundo, aunque no sea ganador. Para mayor información visita http://www.ime.gob.mx.

• Esta columna es proporcionada por la oficina de prensa del Consulado de México en Seattle, como una forma de comunicación directa con la población de origen mexicano que radica en el Valle de Yakima.

Estudiante de Granger planea vencer nuevamente al cáncer

June 9, 2016

SHAWN GUST/El Sol de Yakima Brandon Velázquez, un estudiante de Granger High School, ora junto a Peggy Urlacher, capellán de Yakima Valley Memorial Hospital, durante un tratamiento de quimioterapia de 24 horas, el 26 de mayo de 2016, en Yakima, Washington.

SHAWN GUST/El Sol de Yakima
Brandon Velázquez, un estudiante de Granger High School, ora junto a Peggy Urlacher, capellán de Yakima Valley Memorial Hospital, durante un tratamiento de quimioterapia de 24 horas, el 26 de mayo de 2016, en Yakima, Washington.

Brandon Velázquez
Escuela: Granger High School
Edad: 17
GPA: 2.81
Qué sigue: Estudios de pre-odontología en Eastern Washington University

MAI HOANG
EL SOL DE YAKIMA

GRANGER— Cuando los médicos lograron dominar el cáncer que padecía Brandon Velázquez, se esforzó por disfrutar al máximo su vida.
Pudo jugar futbol en Granger High School durante la última temporada, después de perder el año anterior debido al cáncer. Dio discursos motivacionales a los estudiantes de los distritos escolares de Granger y East Valley. En la primavera, inició el proceso para matricularse en Eastern Washington University y trabajó para romper el récord escolar en lanzamiento de bala.
Pero hace dos meses, encontró una hinchazón en su cuello.
Se requiere más de un mes y varias visitas al médico antes tener un informe oficial. Pero cuando sintió una hinchazón tuvo el presentimiento de que su cáncer, el linfoma de Hodgkin, había regresado.
En lugar de ir a la fiesta de graduación y celebrar los logros de su último año, Velázquez acudió a sus citas médicas y recibió su primera ronda de quimioterapia.
“Estaba un poco desanimado; a veces estaba enojado”, dijo. “Pensé ‘¡Wow! ¿Esto otra vez?’”.
Pero después habló con su padre, quien le recordó que anteriormente pudo superar ese reto y que ahora necesitaba confiar en que podía hacerlo de nuevo.
La conversación ayudó a Velázquez a soltar su frustración e ira. Decidió luchar contra el cáncer de la misma manera que lo hizo la última vez: con una sonrisa y una actitud positiva.
“Sigo feliz”, dijo. “Voy a intentar ponerme de pie”.
Y al igual que la última vez, Velázquez no ha tenido que luchar contra esto solo. El personal y los estudiantes de Granger High School han estado con él.
Los estudiantes han hecho camisetas en apoyo a Velázquez y las venden para recaudar dinero. Los miembros del personal han intervenido para ayudar con tareas tales como cuidar a sus hermanos mientras él está en Yakima para recibir la quimioterapia y han desarrollado una red de apoyo para cuando se vaya a Cheney a comenzar su primer año en Eastern Washington University. Otros esfuerzos de recaudación de fondos, incluyendo una página Web en GoFundMe, están en proceso para ayudar a la familia a cubrir los gastos médicos.
Las muestras de apoyo hablan de la influencia y el impacto que Velázquez tiene en los demás, dijo María Maldonado, profesora y especialista en graduación para estudiantes migrantes quien a lo largo de los años ha trabajado en diversos esfuerzos de desarrollo de liderazgo con Velázquez.
Velázquez ha ido a Olympia a hablar con los legisladores sobre las necesidades de la comunidad latina del Valle de Yakima, dijo Maldonado. Él ha trabajado con estudiantes más jóvenes para ayudarles a alcanzar sus objetivos.
Y aun en medio de su batalla contra el cáncer, Velázquez dijo que piensa en algunas formas para mejorar su comunidad, tales como la creación de un programa para ayudar a los padres latinos a comprender y ayudar a sus hijos a tener éxito en el sistema educativo estadounidense.
“Él prácticamente se convirtió en mi referencia, en el que puedo confiar; el único que puede reunir a la gente”, dijo Maldonado.
Durante su primer tratamiento de quimioterapia Velázquez recibió numerosas cartas de apoyo de amigos, compañeros de escuela y otros miembros de la comunidad de Granger. Las lágrimas cayeron mientras leía cada letra.
“Los inspiré en una forma que desconocía”, dijo. “…Esto me da un impulso”.
Velázquez tendrá unas pocas semanas después de su segunda ronda de quimioterapia antes de que los médicos revisen su estado. Está previsto que en los próximos meses pase por dos tratamientos de quimioterapia más, pero si los médicos no ven mejoras, puede ser necesario un tratamiento con células madre.
Mientras tanto, Velázquez está decidido a no permitir que el cáncer defina su vida. Incluso cuando está en casa hace las cosas que le gustan tales como poner música y bailar, a veces consigue que su madre lo acompañe. Siguió la sugerencia de uno de sus profesores y ha realizado numerosos crucigramas y otros juegos para mantener su mente ocupada. Ademas, ha aprendido a establecer un perfil de las personas luego de ver numerosos episodios del programa “Criminal Minds”.
También está concentrado en sus planes futuros, que incluyen estudios de pre-odontología en Eastern Washington University. Aunque a la mayoría de los niños les aterra sentarse en la silla del dentista, Velázquez recuerda cómo es que su dentista le explicó sobre su carrera. Se fascinó aún más después de leer un par de libros sobre odontología.
Su sueño por ser dentista creció más luego de ver feliz a su padre cuando le repararon sus dientes.
“Es como, ¡Wow!, esto le cambia la vida de alguien”, dijo.
Su objetivo a corto plazo es empezar su segunda ronda de quimioterapia con la esperanza de que tendrá suficiente tiempo para sentirse bien para la graduación.
“Ese es el plan”, dijo.
La actitud positiva hacia el futuro de Velázquez le ayudará a que le vaya bien en cualquier reto que enfrente, dijo Maldonado.
“Con su valor y determinación, sé que va a lograr todos sus sueños”, subrayó.

« Previous PageNext Page »